CONSULTA DE TRÁMITE DOCUMENTARIO

 

banner tramite2

Plan AGROJOVEN


Es una iniciativa priorizada por el MINAGRI, en el marco de su rol rector en materia agraria,  ...
Leer más logo agrojoven

Diez datos que debes saber sobre el Parque Nacional Cerros de Amotape.

Diez datos que debes saber sobre el Parque Nacional Cerros de Amotape

Fuente : SERNANP

    1. ¿Exactamente en qué consiste el proyecto de ley 3940 sobre la implementación del proyecto Puyango-Tumbes?

Es una propuesta enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso de la República el pasado 5 de noviembre, en la cual se convierte 277 hectáreas del Parque Nacional en Zona de Amortiguamiento. Se trata de 277 has de 155 mil has, es decir, el 0.18% del total del parque, ubicadas en la frontera del parque.

    2. ¿Con esta decisión el SERNANP deja de proteger los Parques Nacionales?

No. Al contrario. La misión y principal objetivo del SERNANP es salvaguardar el Parque Nacional Cerros de Amotape. Todas las otras alternativas planteadas por diversas gestiones de gobierno para realizar el proyecto de irrigación “Puyango Tumbes” dañaban de manera irreparable el área natural.  De hecho, en el 2009 se anunció la ejecución de otro proyecto de irrigación conocido como “Margen Derecha del Río Tumbes”, el cual se superponía a todo el parque y cuya infraestructura comprendía dos presas, un embalse y dos túneles de 19.7 km. en zonas categorizadas como de alta sensibilidad. Pese al enorme impacto ambiental, este proyecto recibió la viabilidad del gobierno anterior. Esta gestión del sector Ambiente, consideró en el 2012 que este proyecto era inviable pues no cumplía las exigencias ambientales mínimas y declaró nula la compatibilidad. Gracias al enfoque de conservación y la voluntad del MINAM y el SERNANP para proteger el área natural, el MEF le quitó la viabilidad SNIP del proyecto “Margen Derecho” que había sido otorgado por el gobierno anterior.

    3. ¿Pero de dónde parte la necesidad de hacer el proyecto si los Parques Nacionales del Perú son intangibles?

Porque el Perú y Ecuador asumieron este compromiso en el año 1971, luego de sufrir una grave sequía en el sur de Ecuador y norte de Perú. Es decir, hace 43 años firmaron el Convenio para el Aprovechamiento de las Cuencas Hidrográficas Binacionales Puyango-Tumbes y Catamayo-Chira, que  buscaba aprovechar las cuencas hidrográficas binacionales. Cuando se formuló dicho proyecto, el Parque Nacional Cerros de Amotape aún no había sido creado. Ello ocurrió recién en 1975 y en un área menor a la actual, que no incluía el área donde el proyecto se planteaba. En el 2006, se amplió la superficie del Parque Nacional Cerros de Amotape y es en esa ampliación que se incluyó el área en la que se había previsto ya, y con fecha anterior, la ejecución del proyecto.

    4. ¿No existe forma de revertir estos tratados internacionales a través de otras soluciones nacionales?

No. Los tratados internacionales son de observancia obligatoria por las partes. Así lo establece la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que fue ratificada por el Perú mediante Decreto Supremo N° 029-2000-RE. Ella establece que en un tratado así, ningún país involucrado podrá invocar disposiciones de su derecho interno como justificación de incumplimiento. Asimismo, el artículo 55° de la Constitución Política del Perú establece que “los tratados celebrados por el Estado y en vigor forman parte del derecho nacional”.

    5. ¿Y no podemos utilizar el agua del río Tumbes sin la necesidad de tener un proyecto binacional?

No. En este caso estamos hablando de una “cuenca compartida”, es decir, la parte alta de la cuenca hidrográfica corresponde al Ecuador y la parte baja al Perú. En estos casos, el agua discurre por un río de cauce internacional continuo y sucesivo. A la fecha no se dispone de reparto de caudales entre Perú y Ecuador, salvo el que se indica en el Acuerdo de Quito del año 1985 y que está vinculado con el esquema de obras de la Alternativa Marcabelí –Cazaderos (en el marco de los acuerdos de 1998, dicha opción ha perdido vigencia).

Por otro lado, el río Tumbes tiene un comportamiento irregular cada año, lo que obliga a que sea regulado mediante embalses para su adecuado aprovechamiento. En el Perú, este río no ofrece un lugar adecuado levantar obras de aprovechamiento del caudal, por lo que el proyecto binacional Puyango Tumbes aprovecha las facilidades geográficas del Ecuador.  Incluso, a inicios de este año, el vecino país planteó formalmente la posibilidad que, dadas las dificultades en la implementación del proyecto binacional, cada país haga sus actividades de manera individual en “cada lado de la frontera”, lo que resultaría inadecuado en una gestión de cuenca compartida

    6. ¿En qué beneficiaría al Perú que se lleve a cabo este proyecto binacional Puyango-Tumbes?

En diversos aspectos. Actualmente, el río Tumbes ofrece una masa anual de 3.600 m3 y apenas aprovecha el 7% para el riego de 13.000 hectáreas en la parte baja del valle, cifra estancada desde la década del 60. Con el desarrollo del Proyecto Binacional Puyango Tumbes, se incorporarán 15.300 hectáreas más a la actividad agropecuaria, ubicadas todas fuera del Parque Nacional. Adicionalmente, otras 3.200 hectáreas se integrarían al riego por gravedad, ya que actualmente lo hacen por bombeo. Ello implica que Tumbes dará ocupación a 2 puestos directos y 4 puestos indirectos por cada hectárea incorporada. Es decir, 91.800 nuevos puestos de trabajo que solucionarían la creciente demanda de trabajo en la región. Y todo ello sin afectar el parque pues la represa Matapalos es una presa de regulación y los canales de derivación –fuera del espacio protegido– trasladarán el agua para ser usado fuera de él.

    7. ¿Pero con esta norma no sentaría precedente para similares cesiones en otros parques nacionales en favor de obras de infraestructura?

No. La cesión de 277 hectáreas propuestas en este proyecto de ley es excepcional y no genera precedente alguno, tal como se consigna expresamente  en el mismo texto de la norma. Al no existir ningún otro convenio internacional de esta naturaleza con otro país vecino (ni otros parques nacionales de este tipo en zona de frontera), esta situación no se puede repetir ni invocar. Por lo tanto, no se genera precedencia y no pone en peligro ninguna otra área natural protegida.

    8. ¿Entonces en esas 277 hectáreas el Proyecto Puyango Tumbes puede construir una presa sin fiscalización?

No. Este espacio será considerado zona de Amortiguamiento del Parque Nacional Cerros de Amotape y, por lo tanto, cumple la función de proteger al área natural protegida. Esto implica que se deberá cumplir con los requerimientos ambientales exigibles de acuerdo a ley. Más aún, si las obras no se ejecutan dentro de los próximos cinco años, las 277 hectáreas revertirán automáticamente a favor del Parque Nacional Cerros de Amotape, sin dar lugar a verse afectado por otro proyecto similar que no sea el que deriva de la obligación del Convenio Perú-Ecuador.

    9. ¿Cuál es el estado natural de esas 277 hectáreas?

De acuerdo al Plan Maestro de dicha área natural ese espacio estaba categorizado como “Zona de Uso Turístico y Recreativo” y como “Zona de Recuperación”. Asimismo, en dicho ámbito, se ubica el Puesto Militar Fronterizo José Lishner Tudela.

Los ámbitos más importantes en términos de diversidad biológica y estado de conservación se encuentran en territorios categorizados como “Zona de protección estricta y Zona silvestre”, donde se encuentra la cadena de cerros de Amotape. Estas zonas, así como los ámbitos donde se encuentran especies importantes como las nutrias y el cocodrilo de Tumbes, no son ni se verán afectados por el Proyecto Puyango Tumbes.

    10. ¿El proyecto Puyango-Tumbes también requerirá de una certificación ambiental?

Efectivamente. Si se aprueba este Proyecto de Ley, esto no garantizará que el proyecto se ejecute si es que no cuenta con certificación ambiental otorgada bajo los estatutos del Reglamento  de Gestión Ambiental para el sector Agrario, dictado en el 2012. Y para que el agua de “Puyango-Tumbes” pueda ser utilizada con fines de riego y otros propósitos, necesita implementar medidas ambientales cuya gestión depende de ambos gobiernos, como la descontaminación de ríos y la lucha contra la minería ilegal. De hecho, para evitar la contaminación de la cuenca hidrográfica binacional ya se construyó en Ecuador, y a pedido del gobierno peruano, la presa de relaves “El Tablón” cuya capacidad es de más de 5.6 millones de metros cúbicos.

Publicado en Lima, 14 de noviembre de 2014.

Fuente : www.sernanp.gob.pe/sernanp/noticia.jsp?ID=2213

 

Puyango-Tumbes: Diez razones para una gestión sostenible de una cuenca compartida y el valor del agua para la región Tumbes

Puyango-Tumbes: Diez razones para una gestión sostenible de una cuenca compartida y el valor del agua para la región Tumbes.

 

Proyecto de Ley N° 3940 - Ley para la implementación de acuerdos binacionales entre Perú y Ecuador y Ejecución del Proyecto Binacional Puyango  - Tumbes

 

Funte:  sernanp

El 5 de noviembre último, el Poder Ejecutivo envió al Congreso de la República un proyecto de Ley (3940/2014-PE) que establece las condiciones necesarias para la implementación del proyecto Binacional “Puyango-Tumbes”, suscrito en 1971 y que implica un redimensionamiento del Parque Nacional Cerros de Amotape en el 0.18% de su total.

Frente a ello algunas organizaciones han expresado su preocupación sobre las razones que llevaron a tomar esta decisión y el temor, infundado, de que esta medida generará una supuesta precedencia que afecte al sistema nacional de áreas protegidas. Nada más alejado de la realidad. Este caso se basa en las necesidades concretas e históricas de una región sometida a graves problemas de falta de agua y estrés hídrico y a las obligaciones de un país que responsablemente honra compromisos internacionales asumidos hace más de 40 años sin dejar de lado sus responsabilidades ambientales.  Aquí las razones para sacar sus propias conclusiones.

1. Un convenio con 43 años de vigencia

El 15 de julio de 1971 y el 27 de setiembre del mismo año en Washington D.C. después de una grave sequía en el sur de Ecuador y norte de Perú, ambos países firmaron el “Convenio para el Aprovechamiento de las Cuencas Hidrográficas Binacionales Puyango-Tumbes y Catamayo-Chira” que buscaba aprovechar las cuencas hidrográficas binacionales. En ese convenio, ambos países se comprometieron  a realizar las acciones y obras indispensables para la ejecución de un proyecto que beneficiaría a las poblaciones fronterizas de ambos países gracias a la ampliación del riego de al menos 50 mil hectáreas en el Ecuador y 20 mil hectáreas en el Perú. Cuando se formuló dicho proyecto, el Parque Nacional Cerros de Amotape aún no había sido creado. Esto sucedió cuatro años después, en 1975 y en un área menor a la actual que no incluía el área donde el proyecto se planteaba.

En 1998, cuando se firmó el Acta de Brasilia entre Perú y Ecuador, que puso fin al diferendo limítrofe, se estableció en ese documento el compromiso de poner en marcha el proyecto binacional “Puyango Tumbes”.

En diciembre del año 2000, el Perú suscribió con el Banco Interamericano de Desarrollo el Convenio de Cooperación Técnica No Reembolsable ATN/JC-6973-RS para la preparación del estudio de prefactibilidad para obras hidrológicas en el Río Puyango-Tumbes lo que permitió analizar las distintas alternativas de diseño, recomendándose la “Alternativa IV” que establece cuatro represas ubicadas hacia el lado peruano y ecuatoriano. Esta propuesta incluye la Represa Matapalo que se ubica en ambos territorios y permitiría irrigar 22 mil has en Ecuador y 15.3 mil has en Perú.

Seis años después de haberse optado por esta alternativa, en el 2006, se amplió la superficie del Parque Nacional Cerros de Amotape y es en esa ampliación que se incluyó el área en la que se había previsto ya, y con fecha anterior, la ejecución del proyecto, es decir,  el lugar donde se ubicaría la Represa Matapalos.

2. Una obligación internacional sujeta a tratados

Después de 43 años, y a pesar de los convenios internacionales firmados, el Perú no había cumplido el compromiso asumido. En ese contexto, el Poder Ejecutivo preparó el proyecto de Ley 3940/2014-PE para cumplir no solo con el Convenio de 1971 –ratificado por el Decreto Ley N° 19060-  sino también con la ratificación de éste a través del Acta de Brasilia de 1998.

Los tratados internacionales son de observancia obligatoria por las partes, de acuerdo a lo establecido en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y ratificada por el Perú mediante Decreto Supremo N° 029-2000-RE. Además, ella establece que en un tratado ninguna parte podrá invocar disposiciones de su derecho interno como justificación de incumplimiento.

Por otro lado, a nivel constitucional, el artículo 55° de la Constitución Política del Perú establece que “los tratados celebrados por el Estado y en vigor forman parte del derecho nacional”. De la Constitución también se desprende que los tratados tienen rango de Ley, lo que significa que se aplica el principio de jerarquía y supraordinación normativa que implica que prevalecen sobre cualquier norma de menor jerarquía.

Todos estos fundamentos fueron confirmados y notificados por la Cancillería peruana a través de oficio de fecha 16 de octubre de 2014 que es el que sustenta el Proyecto de Ley.

Leer más:Puyango-Tumbes: Diez razones para una gestión sostenible de una cuenca compartida y el valor del...

Compartir PEBPT

Usted está aquí: Home Notas de Prensa Binacional 2014